[OPINIÓN] Jeanne Simon: “Gobernar en tiempos de Covid-19”

[OPINIÓN] Jeanne Simon: “Gobernar en tiempos de Covid-19”

La pandemia de Covid-19 ha producido un shock a la economía global y a cada país, exigiendo a los gobernantes encontrar la mejor manera de proteger la salud de su población y la economía. En el caso de Chile, el modelo de crecimiento económico y los bajos niveles de confianza social reducen las opciones disponibles al actual gobierno, cuya respuesta no ha sido suficiente para contener el contagio.

En el mundo, hay varios países que claramente no son modelos a seguir: Estados Unidos, Brasil, España y Reino Unido. De los países que sí han logrado ciertos resultados, ¿hay experiencias que debemos probar mientras que se busca una vacuna?

Las experiencias en Estados Unidos y en Chile demuestran que la calidad técnica de equipos de salud no es suficiente cuando la salud pública tiene capacidad limitada e insuficientes insumos. Los buenos resultados de Noruega y Dinamarca nos recuerdan que una de las mejores inversiones para el desarrollo económico es una población saludable, a partir de prácticas preventivas y políticas universales.

Al mismo tiempo, la falta de conocimiento científico sobre el proceso de contagio complejiza respuestas gubernamentales eficientes. Como consecuencia, el control de contagio depende, principalmente, de las personas, quienes deben respetar las recomendaciones: lavarse las manos, mantener distanciamiento social y usar mascarilla.

Se requiere contar con un buen sistema de testeo y rastreo. Se necesita contar con un líder como la primera ministra de Nueva Zelanda: una gobernante empática, que toma decisiones basadas en conocimiento.

No obstante, pocos gobiernos han logrado que la ciudadanía respete estas reglas, quizás por desconfianza, desconocimiento o resistencia. Así, la mayoría de los países ha optado por confinamiento con distintos niveles de obligatoriedad. En contraste, Suecia ha utilizado como principal estrategia educar e informar, mientras la buena conectividad ha facilitado el teletrabajo/educación. Con la excepción de la población inmigrante y de adulto mayor, Suecia ha logrado adecuados resultados, debido al Estado de Bienestar, al alto porcentaje (56%) de personas viviendo solas, entre otros factores que no están presentes en Chile.
Para poder avanzar hacia la flexibilización del distanciamiento social en Chile, se visibilizan dos puntos críticos. Primero, se requiere contar con un buen sistema de testeo y rastreo.

Segundo, se necesita contar con un líder como la primera ministra de Nueva Zelanda: una gobernante empática, que toma decisiones basadas en conocimiento, generando certeza y confianza con mensajes claros que orientan y tranquilizan al país.