EXPERIENCIA DAAD: AYUDANTES DEL PEE BECADOS EN ALEMANIA

Mi nombre es Paula Cortés González, soy egresada de Derecho de la Universidad de Concepción y hace ya 5 años soy ayudante del Programa de Estudios Europeos de la misma casa de estudios. En las líneas que escribiré a continuación intentaré resumir mi experiencia en la Beca que me otorgó el DAAD ( Servicio de Intercambio Estudiantil del Gobierno de Alemania) en el pasado mes de febrero llamada “Encounter Europe-Visit Germany: A European Studies Seminar for students from Chile,Argentina and Colombia at the European Academy of Otzenhausen”.

 A fines del año 2009, me llegó un correo de la directora de la Programa de Estudios Europeos (en adelante PEE), en el que me señalaba que había una convocatoria de una beca a Alemania sobre la temática europea y que estaba pronta a cerrar su plazo de postulación. Con entusiasmo reuní los papeles en tiempo récord (a veces postular a una beca es un poco tedioso, lo sé, por la cantidad de información que hay que reunir, pero hay que darse el ánimo y hacer el intento, a veces con un poco de suerte y el perfil indicado en la beca podemos vivir la experiencia de nuestras vidas) y los envié a Santiago. En menos de tres semanas ya estaban los resultados de la Beca. Recibí el llamado de mi amigo Juan Andrés Álvarez (uno de los ayudantes más antiguos del PEE), quien me pidió que revisara mi correo, porque él acababa de ver el suyo y se había ganado la beca. Abrí el mío y ¡SORPRESA! ¡yo también era una de las seleccionadas!.
  Entre Navidad y Año nuevo todo fue una frenética búsqueda de vuelos a Alemania y preparativos del viaje. Nos iríamos por dos semanas en el mes de febrero de 2010.
 Pronto nos pusimos en contacto con los otros ganadores de la beca en el resto de Chile y ¡doble sorpresa! Otra compañera de la facultad que también había participado en el PEE, Valentina Rioseco, también había sido seleccionada. Ya éramos tres los chicos de regiones, y coincidentemente del PEE (lo que habla muy bien del programa y de su buen nivel académico). Además tomamos contacto con los chicos de Argentina y Colombia. Éramos 20 en total.
  Desde Alemania se comunicaron en breve con nosotros, para darnos todos los datos de la beca, programación diaria de actividades, nombres de los profesores, etc. La verdad un nivel de organización envidiable y digno de imitar en nuestros países latinoamericanos.
 Enero pasó volando y no me di cuenta y ya estaba instalada en el aeropuerto de Frankfurt, siendo recibida por una de las coordinadoras de la Beca. Llegamos un domingo en la tarde y en la academia nos recibieron con una cena de bienvenida en donde conocimos a la directora de la Academia de Estudios Europeos de Otzenhausen, la Dra. Elisabeth Schmitt, quien estaría preocupada personalmente de cada detalle en nuestra estadía.
  La Europäische Akademie Otzenhausen (EAO por su nombre en alemán), es un bello lugar donde se conjuga la modernidad de sus instalaciones, con obras de arte del siglo XX, salas de clases ultra equipadas, salas de entretención, un bar, una pista de bowling ,etc,  con la calidez -sí, aunque no lo crean a pesar de estar en Alemania- de sus funcionarios, desde las cocineras, hasta los auxiliares de aseo, siempre fuimos atendidos con una sonrisa.
  Durante las dos semanas de estadía en la Academia, fuimos instruidos sobre diversos temas europeos como medioambiente, organización política de la Unión Europea, economía, etc. ( temas que para mí ya eran familiares debido a los diplomas que había cursado en el PEE), aunque siempre es un plus escucharlo desde la propia experiencia de sus protagonistas y compartir las opiniones no sólo con los profesores, sino con los estudiantes del resto de Latinoamérica.
 Por las mañanas teníamos clases teóricas y por las tardes trabajos prácticos. Siempre con diversos métodos de trabajo que nos hacían interactuar entre los 20 becados.
Además había viajes a terreno programados para profundizar en las materias. Visitamos la Corte Europea de Justicia en Luxemburgo y el Parlamento Europeo en Estrasburgo. Además de visitar las oficinas centrales del DAAD en la ciudad de Bonn. Estos viajes fueron muy enriquecedores, ya que pudimos apreciar en terreno lo estudiado, además de incluso tener la oportunidad de conversar con funcionarios de la Unión Europea. En el Parlamento Europeo tuvimos una reunión con la Euro-diputada Doris Pack, quien gentilmente atendió todas nuestras dudas. Y, tan solo estar en Europa, sus calles, su gente, sus edificios, es un agrado para los sentidos.
  Las dos semanas se pasaron demasiado rápido y ya era hora de volver a casa, habíamos hecho nuevos amigos y vivido una experiencia increíble.
  La cena de despedida fue muy divertida, ya que a un grupo de compañeras se les ocurrió entregar los “Otzenhausen Awards” en diversas categorías. Yo estuve nominada a la más “preguntona”, pero no gané ...¡al fin! Había alguien más preguntona que yo!!jajaja...el premio se lo llevó una chica de Argentina.
  Bueno, debo decir que la Beca a Alemania fue experiencia maravillosa. Me motivó profundamente a seguir esforzándome y seguir estudiando los temas europeos. No sólo para verlos como algo lejano, sino para sacar lecciones e intentar aplicar ciertas ideas, ya sean mejoradas o modificadas a nuestra realidad latinoamericana.
  Mis infinitos agradecimientos al Programa de Estudios Europeos de la Universidad de Concepción, por todo el apoyo brindado, en especial a su directora, la profesora Paulina Astroza Suárez, por siempre motivarme a seguir adelante y demostrarme con su ejemplo y experiencia que siempre es posible lograr nuestras metas con esfuerzo, trabajo y perseverancia.
  Demás está decir, amigos, que hay cientos de becas dando vueltas por ahí, sólo tienen que darse el ánimo de buscar una que sea apropiada a sus intereses y postular. ¡Ánimo!